El objetivo de este artículo es desmitificar ciertas ideas y creencias que están muy instauradas entre nosotros, relacionadas con el periodo de envejecimiento.

La realidad es que no todas las personas envejecemos de la misma manera, influyen muchos factores, y aunque no podemos olvidar que existen variables genéticas que juegan un papel importante, el modo en que nos hacemos mayores no está prefijado y determinado, el individuo es responsable, con sus acciones y comportamientos a lo largo de su vida, de que su envejecimiento sea más o menos satisfactorio y libre de dependencia.

Algunos mitos que aún prevalecen y asientan falsas ideas y percepciones del hecho de ser anciano son que todos tienen mala salud, padecen enfermedades, son personas dependientes, asumimos como cierto que tienen falta de agudeza mental, fallos de memoria, también relacionamos esta etapa con la soledad, sentimientos de tristeza y depresión, cambios de humor, falta de sexo y vitalidad, incapacidad para aprender o cambiar…todos estos factores están relacionados con una percepción de improductividad y declive que asociamos de manera errónea con la gente mayor, envejecer no significa necesariamente perder facultades, sino la oportunidad de sumar experiencias, sabiduría y aprendizaje.

Afortunadamente, cada vez somos más conscientes de que las acciones que llevamos a cabo ahora, tienen repercusiones en nuestro futuro, por lo que es necesario anticiparnos y conocer en qué consiste el envejecimiento activo. El envejecimiento activo es el proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez.

Algunos consejos que podemos poner en práctica para lograr un envejecimiento exitoso son: mantener una dieta equilibrada, hacer deporte de manera regular, hablar en positivo, utilizar el sentido del humor, tener empatía, potenciar las amistades saludables, evitar el estrés, adaptarse a los cambios, aceptar nuevos roles, tener curiosidad y ganas de aprender cosas nuevas, conservar y cultivar las relaciones con amigos y familia para consolidar una red de apoyo social sólida, fortalecer los aspectos positivos del envejecimiento como son la madurez emocional o sabiduría vital y que permiten gestionar mejor nuestra realidad.

En definitiva, cada uno de nosotros tendríamos que reflexionar sobre si realmente hacemos todo lo que está en nuestra mano cada día para lograr envejecer de manera saludable y de ese modo disfrutar de la vida en todos los periodos evolutivos.

Ángela Gómez Martínez

Contacto

 

Área Psicología y Psicopedagogía
Beatriz Curats Ibáñez
Tlf: 649715650 · 962319092

Área de Logopedia
Noelia García
Tlf: 687947669

Clínica Utiel
C/ Dr. Alejandro García nº 27

Clínica Requena
C/Collado nº8

 

Consulta tus dudas

Comparte esta página con tus amigos!